¿Cortinas exclusivas o estándar? 

Publicado por

A todos nos gustaría tener la casa perfecta, como esas que vemos en las revistas de decoración. Pero es que en esas casas parece como si no viviera nadie de lo impolutas que están. Al fin y al cabo, son referencias e ideas para el aficionado al diseño y la decoración, para que luego tomé algunas para su propia casa. Pero, aunque tener la casa permanentemente perfecta es un imposible, sí podemos mejorar su aspecto con algunas soluciones muy fáciles, por ejemplo, con el tema de los estores y las cortinas.

Estos elementos cobran una gran relevancia en las estancias del hogar ya que son los responsables de la gradación de la luz. Seguro que habéis notado lo perfectamente iluminadas que están las casas de las revistas. Pues bien, a menudo los fotógrafos se ayudan de los focos para que todo quede perfecto en la foto. Pero nosotros pretendemos vivir en las casas, no sacarle fotos. Por lo tanto, nuestros ‘focos’ son las ventanas, las cortinas y los estores. Y aunque desde luego que tienen un coste superior, yo siempre recomiendo Estores para marco de ventana baratos a medida.

La suerte es que en los tiempos que corren tenemos mucha más oferta que antes gracias a las posibilidades de internet. Antes había que encontrar una tienda cercana y no siempre encontrábamos los materiales o el corte ideal y teníamos que conformarnos con los que trabajasen en la tienda. Pero ahora hay infinitas posibilidades en la red, también de firmas que trabajan con estores a medida.

Las ventajas de colocar Estores para marco de ventana baratos a medida son evidentes: van a quedar adaptados a la perfección a los marcos de las ventanas. Por su parte, con los estores de medidas estándar a menudo es como una ‘lotería’ porque te puede tocar una medida ideal pero no siempre sucede. Desde luego que tampoco es el fin del mundo, pero un estor hecho a medida siempre quedará mejor, la guinda perfecta para crear un ambiente muy cuidado, casi, casi como esos que aparecen en las revistas de decoración y tanto nos gustan.