¿Cuáles son los tipos de portadocumentos para oficina y trabajo?

Publicado por

Son un complemento indispensable para docentes, abogados, negociantes y empresarios. Los portadocumentos como Carpetas y Maletines garantizan un almacenamiento eficaz, seguro y cómodo del material escolar y de oficina en formatos A4 y A5, disponiendo de compartimentos útiles para el transporte de portátiles, tablets y otros equipos electrónicos.

 

Distintos en tamaño, estética y función, los porta documentos pueden clasificarse en cuatro grupos principales. Una descripción pormenorizada de cada uno ayudará a despejar cualquier duda sobre las características y prestaciones de carteras, carpetas y Maletines:

 

Maletín o cartera portadocumentos

 

Las carteras y maletines se distinguen por unas dimensiones rectangulares, comparativamente mayores que carpetas y portadocumentos de cuello. Se elaboran en piel, poliéster u otros tejidos sintéticos, están provistas de asas laterales para facilitar su transporte y cuentan con un cierre superior, dotado de hebilla o cremallera. Su compartimento principal se enriquece con multitud de bolsillos y subcompartimentos, pensados para guardar utensilios de escritura, smartphones, etcétera.

 

Similar a la cartera porta documentos es la bolsa bandolera, que se destaca por la presencia de una correa ajustable para colgarla al hombro. Otra variante de este diseño es la bolsa de negocios, generalmente dotada de un cuerpo principal más voluminoso y unas asas de mayor tamaño.

 

Carpeta

 

De estructura más simple que los anteriores portadocumentos, las carpetas son uno de los productos más demandados en el ámbito escolar y empresarial. El DRAE los define como «útiles de escritorio de forma rectangular, generalmente de cartón o plástico, que, doblado por la mitad y a veces cerrado por cintas o gomas, sirve para guardar papeles». Esta definición establece ya claras diferencias entre carpetas y Maletines.

 

Portadocumentos simple y de cuello

 

El porta documentos a secas cuenta con una estructura similar a la carpeta, menos flexible que esta y, por lo general, forrada en cuero, plástico o PVC, a menudo con un portapapeles o clipboard en su parte frontal. Su interior dispone de compartimentos y presillas elásticas para almacenar herramientas de escritura, cuadernos de pequeño tamaño o dispositivos inteligentes. 

 

Una variante de este diseño es el portadocumentos de cuello, de dimensiones muy inferiores y equipadas con una correas ajustables. Como la anterior, incorpora un cierre de cremallera, de imán o de clip.

 

Además, esta tipología de portadocumentos, Carpetas y Maletines puede adoptar múltiples diseños de acuerdo a su tamaño (A4 y A5, principalmente), de su función (para viajar, transportar un portátil, etcétera, además para la oficina) o la edad y sexo de su propietario. Otros accesorios portadocumentos de menor tamaño son los dossieres, las fundas y las subcarpetas, igualmente disponibles en el mercado.