Emprender con cabeza 

Publicado por

Me gustaría decir que soy el típico emprendedor que logré al primer intento poner en marcha un negocio de éxito, pero no es así. He tenido que intentarlo hasta tres veces para lograr dar forma a mi sueño y ni siquiera ahora que parece que por fin el negocio fructifica puedo dormir a pierna suelta por las noches. Porque salvo un puñado de privilegiados que logran vender su pequeña empresa a una multinacional, la mayoría de emprendedores de a pie tenemos que seguir luchando hasta el final.

Mi gran sueño era abrir un restaurante de comida saludable especializado en alimentación vegana. Dicho así, suena bien porque está de moda, pero mi primer intento hace ya una década llegó cuando todavía no era tan habitual y mucho menos en una ciudad de provincias. Llevé a cabo todos los pasos con tiento, incluyendo una buena negociación con proveedores que me ofrecerían verduras congeladas para hostelería de calidad y con un buen precio. Pero fallé en algo que luego entendí era fundamental: la ubicación del local.

Tratando de ahorrar un poco de costes en este aspecto, ubiqué el local del restaurante en una zona no demasiado transitada y fue mi perdición: un sitio como este tiene que estar en un lugar más céntrico. Así que no tardó mucho en cerrar el negocio. Lo volví a intentar poco más tarde, pero esta vez el problema me vino con los proveedores: tampoco se puede ahorrar con la materia prima así que pronto volví con mi proveedor original de verduras congeladas para hosteleria.

Para el tercer intento, me lo pensé todo mucho más. Dejé que pasara un poco de tiempo y consulté con una firma que se dedica asesorar a emprendedores en el ámbito de la restauración. Invertí un poco más de dinero y esta vez, por fin, el negocio floreció. Ahora estoy pensando en abrir otro restaurante en un centro comercial cercano y estoy estudiando tanto locales como una orientación ligeramente diferente para adaptarme al entorno. Pero siempre con calma: tirarse a la piscina en los negocios sin saber si hay agua no es una buena elección.