La sorpresa 

Publicado por

Si me preguntan qué es lo que más me gusta hacer siempre respondo lo mismo: viajar. Pero para viajar no solo hay que tener una cierta capacidad económica, sino también que se den las circunstancias adecuadas. En mi caso, en los últimos tiempos no se han podido dar por diversos problemas de salud. Al principio parecía poca cosa, pero se fue complicando y me ha tenido convaleciente un montón de tiempo. Me contentaba con poder trabajar a un ritmo menor, pero poco más podía hacer. Viajar era un imposible en mis circunstancias.

Por suerte, con el tiempo fui mejorando y ya empecé a ver la luz al final del túnel. Y cuando llegó mi cumpleaños tuve una gran sorpresa: billetes cies mar de ons. Mi novia me conoce bien, y ella también ha sufrido durante esta última época en la que tampoco ha podido viajar como le gustaría. Así que no había mejor regalo que este.

En nuestros buenos tiempos, nuestros viajes siempre eran súper ambiciosos. Éramos esa clase de viajeros que siempre quieren ir un poco más allá, un poco más lejos que el viaje anterior, un poco más complicado. La verdad es que ahora que lo pienso con perspectiva creo que en ocasiones nos equivocábamos. Porque no se trata de ir lo más lejos posible, como si fuera una especie de huida o de competición, sino de comprender el destino al que se viaja. 

Pero eso va a cambiar, no solo porque nos apetece otra forma de viajar, sino porque ahora debemos hacer viajes más cortos y menos intensos. Y empezaremos usando esos billetes cíes mar de ons para conocer uno de los tesoros que todavía nos quedaba por conocer de España. Siempre hemos sido muy de islas, no sé muy por qué nos gustan tanto, pero suelo tender a querer conocer islas, pero estas todavía no las conocía.

Además, me servirá también para ver qué tal lo llevo volviendo a estar fuera de casa porque hace ya bastante tiempo que me dedico a poco más que trabajar lo que puedo. Pero seguro que es una buena experiencia y una piedra de toque para nuestra próxima etapa viajera.