Preparando el menú 

Publicado por

Aunque ya tengo experiencia de tener que quedar largas temporadas con mi hijo permanentemente en casa gracias a los confinamientos, este será un verano especial porque serán sus primeras vacaciones de verano tras el primer año de colegio. Esto supone dos meses y medio sin cole. Antes, al ir a la guardería, no quedaba tanto tiempo en casa, pero ahora será diferente. Y, entre otras cosas, me va a tocar diseñar un menú para bastantes días.

A mí me gusta bastante cocinar, pero el problema suele ser la falta de tiempo. Pero, por suerte, el niño es muy agradecido y suele comer de todo. Es verdad que en ocasiones hay platos que no le apetece tomar (como el puré) pero su registro alimenticio es bastante amplio. Por ejemplo, la pasta le encanta, pero no solo los clásicos macarrones con tomate, sino que se puede tomar unos espaguetis carbonara especiales como los que yo suelo preparar: uso nata para cocinar y una pasta especial que compro en una tienda especializada en comida italiana y me sale un plato muy rico. 

Un día que lo había cocinado para mi mujer y para mí quiso probar. No pensé en absoluto que le fuera a gustar porque es un plato un poco denso, pero lo devoró y me quedó claro que el niño estaba abierto a nuevos sabores. A veces, los padres cometemos el error de creer que los niños solo van a comer los ‘clásicos’, pero de vez en cuando sorprenden.

Supongo que en el caso de nuestro hijo también ayuda el hecho de que haya ido desde bien pequeño a un comedor. Leyendo el menú que toma vi que alguna vez le dieron pasta carbonara. No creo que la hagan tan ‘bien’ como yo con la nata para cocinar y la pasta especial que yo uso, pero es posible que ya se acostumbrara allí a este sabor tan peculiar. 

De todas formas, está claro que no solo de pasta voy a poder vivir estas semanas que esté en casa. Tendré que desempolvar todas mis recetas e ir probando para ver qué le puede gustar más o menos y, de paso, pasaré más tiempo en la cocina, que me relaja.