Repara tú mismo la persiana de tu salón

Publicado por

Hay ciertos trabajos en el hogar que es necesario afrontar en algún momento, como por ejemplo el arreglo de unan persiana. Las persianas enrollables típicas de muchos hogares son muy cómodas, aíslan de las temperaturas y de los ruidos y no dejan pasar ni gota de luz, pero con el tiempo pueden llegar a estropearse.

Si te ocurre, no es necesario llamar a nadie para hacer el arreglo, ya que los Mecanismos para persianas son extremadamente sencillos y se pueden comprar recambios muy fácilmente. Las persianas están formadas por lamas que encajan unas en otras deslizándose por pequeños canalones que forman parte de la pieza. Por un lado, tienen este canalón y por el otro encajan perfectamente en  el de la lama anterior.

Una de las reparaciones más comunes en una persiana es que se rompa una lama y haya que sustituirla, solo habrá que quitar la lama estropeada y colocar otra en su lugar. Como es posible que la nueva tenga pequeñas variaciones en el color, puede unirse la persiana en el punto roto y añadir la lama nueva en el extremo superior. De esta manera, quedará en un lugar poco visible situado en el interior de la caja.

La cuerda es otra de las cosas que, con frecuencia, rompe en una persiana. Se van desgastando por el uso y la acción del sol. Solo hay que retirar la cuerda vieja y comprar los mismos metros, colocándola en el lugar de la que se quita. Es un poco trabajoso porque hay que enrollar la persiana para poder colocar la cuerda, por lo que suele hacerse entre dos personas. Pero realmente, no es complicado.

Los puntos en los que se enrosca la cuerda también pueden romperse, pero estos mecanismos también se sustituyen con mucha facilidad, por lo que no supone un problema realizar el trabajo. Dado que no es difícil, pero si es trabajoso arreglar una persiana, se recomienda que cuando se desmonte porque algo se ha roto, se compruebe cómo está el resto. Cambiar las lamas que están a punto de romper o la cuerda que ya se ve vieja, nos ahorrará tener que volver a desmontar todo el mecanismo cuando ya no quede más remedio.

Si te surgen dudas durante el arreglo, solo tendrás que consultar en Internet viendo vídeos explicativos para salir de la duda y poder proseguir con el arreglo.